Si usted tiene un local de negocios alquilado y con la crisis del COVID-19 su inquilino le ha dicho que no le puede pagar el alquiler, a nuestro modo de ver el primer consejo es que llegue a un acuerdo y le permita demorar todos o parte de los próximos pagos hasta que la situación mejore. (tenga en cuenta que ni usted ni su inquilino tienen la culpa de esta situación de crisis, piense que puede ayudar en la medida de sus posibilidades para que su arrendatario siga adelante con el negocio y le pague a usted el alquiler más adelante; y además piense en la dificultad de arrendar en estos momentos su local a otros inquilinos).

SIN ACUERDO Y CON IMPAGO

Aconsejamos seguir los siguientes pasos:

1.- Si no llega a ningún acuerdo, siga emitiendo la factura y repercutiendo el IVA, aunque el inquilino deje de pagarle. Debe de ingresar el IVA cada trimestre a la hacienda pública.

2.- Instar el cobro al arrendatario mediante reclamación judicial o requerimiento notarial.

3.- Deberá dejar pasar seis meses desde la fecha en que cada mensualidad sea exigible y, en los tres meses siguientes, emitir una factura rectificativa por cada impago, lo cual le permitirá computar un menor IVA repercutido en el periodo en que emita la factura. Esta factura rectificativa tiene que entregarla al inquilino y dejar constancia de dicha entrega.

4.- Además, dentro del mes siguiente a la emisión de la factura rectificativa, deberá comunicar a Hacienda dicha modificación, a través de la sede electrónica.

SI HAY ACUERDO

Si acuerdan reducir el importe de la mensualidad o aplazar el pago de alguna de ellas, el IVA repercutido no será exigible hasta las nuevas fechas acordadas y por los importes modificados.

Dicho acuerdo déjenlo plasmado por escrito, para lo cual puede servir un correo electrónico con las nuevas condiciones acordadas.

En las circunstancias actuales siempre es bueno un acuerdo que no satisfaga a las dos partes al 100%